El control para mantener en buen estado los aceites de las turbinas es esencial para aumentar la duración y la fiabilidad de las mismas.

Los aceites para turbinas, al igual que otros tipos de líquidos industriales, tienen requisitos y estándares específicos. Uno de los más importantes es la resistencia del aceite a la oxidación y el envejecimiento.

Durante el funcionamiento de los equipos, el aceite de la turbina se contamina con agua, aire y diversas impurezas, lo que puede provocar la formación de sedimentos que son difíciles de eliminar del interior del rotor. Estos sedimentos aceleran el proceso de envejecimiento del aceite y también dañan las piezas y el aislamiento, aumentando el desgaste del equipo. Además, la formación de compuestos estables con agua puede provocar corrosión. Los lodos que se forman debido a todos los factores de envejecimiento reducen la eficiencia del sistema de regulación y provocan desgaste en las almohadillas de tope y los tapones de cojinetes. La presencia de contaminantes actúan como catalizadores reduciendo la vida útil de los aceites de turbinas, de la propia turbina y de los equipos accesorios.

Con los procesos de filtrado de FLUILAV, realizados con maquinaria de alta tecnología, conseguimos aumentar la eficiencia y la durabilidad de los aceites de turbina de alta calidad y prevenir el desgaste de piezas internas de la propia turbina y los sistemas de control.

Si tiene cualquier duda ó desea ampliar información, no dude en contactarnos.